Cuando el futuro lo tienes delante